Con pronóstico reservado

La corrida cambiaria sufrida el año pasado dejó una suba del tipo de cambio superior al 100%, dicha suba no sólo provocó una aceleración de la inflación sino que también una herida en la economía real de la cual hasta el día de hoy se sigue sintiendo sus consecuencias.

Buenos Aires.- Para controlar esa corrida fue necesario elevar las tasas hasta el 73% dentro de un plan del BCRA basado en un fuerte control de agregados monetarios con “crecimiento 0” para la base monetaria. Crecimiento cero que no es tan así dado que posee dos incrementos estacionales en diciembre y junio.
Con tasas astronómicas y una fuerte recesión el dólar logró ser controlado, a un costo importante para la economía real. La pregunta es si ya pasó lo peor o podemos volver a repetir eventos similares en el 2019.
El equilibrio es frágil, ya en estos días pudimos ver como una baja de tasa abrupta provocó un rebote en el tipo de cambio que el BCRA rápidamente desactivo subiendo nuevamente las tasas. Hoy estamos en niveles de tasa del 50% y con un dólar mayorista de $39.81. A dicha debilidad de la moneda le agregamos que este año hay elecciones y por lo general muchos de los inversores deciden esperar ese evento posicionados en moneda extranjera.
¿De dónde pueden salir los pesos que provoquen un nuevo dolor de cabeza a las autoridades del BCRA y a todo el Gobierno?, de los plazos fijos, hay un stock de $1.134.000 millones depositados a plazos fijos provenientes del sector privado. Si bien es positivo que exista ese monto depositado a plazo en los bancos también hoy es un riesgo al existir la posibilidad que parte de ellos quieran pasarse a dólares antes de las elecciones.
De hecho se descuenta que parte se traslade a dólares, siempre lo hacen frente a las elecciones y más cuando la perspectiva del futuro es tan incierta, pero el tema será cuál es el monto que en definitiva decida hacerlo y si podrá ser abastecido por una mayor oferta proveniente de las exportaciones como así también del monto que el Tesoro deba vender para cubrir su déficit.
Dos drivers serán importantes a la hora de cómo evolucionará nuestra moneda, uno es el contexto internacional, siempre es importante tener viento a favor, el otro y aún más importante serán las encuestas sobre quién podrá ser el próximo presidente. En un año netamente político no podemos pretender que el desarrollo de las elecciones no tenga incidencia en la moneda que utilizamos como reserva de valor, el dólar.
La realidad es que hoy no podemos descartar un nuevo evento similar, al BCRA le espera una ardua tarea para mantener este delicado equilibrio entre tasa y dólar en una moneda tan frágil como la nuestra. Casi no hay margen de error.

print

Comentarios Facebook

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.