“La negociación está cerrada por decisión del sindicato”

El Ministro de Gobierno dio por finalizadas las negociaciones con el sindicato docente, a partir de la decisión de convocar a un paro por 72 horas. El aumento se va a liquidar en dos tramos, el primero del 14% mediante boleta complementaria este mismo mes, y el 23% total con los haberes de marzo. El funcionario pidió tranquilidad a los docentes, que recibirán el pago “en tiempo y forma” y reclamó “racionalidad” a los dirigentes gremiales, ante una realidad crítica en la provincia que fuerza al estado a atender la demanda social. “El sector público se tiene que dar cuenta de que hay gente que pasa hambre”, remarcó, dando cuenta de siete mil nuevos planes REDSOL que se sumaron para contener la crisis.

Río Grande.- El ministro de Gobierno José Luis Álvarez aseguró ayer que “por decisión del sindicato” quedaron cerradas las negociaciones paritarias, y se procederá a liquidar el aumento en dos tramos, el primero este mes y el resto con los haberes de marzo.
Por FM Del Pueblo, explicó que el gobierno hizo pública la nueva grilla salarial “para que los docentes pudieran saber cuál es el monto que se propone, a fin de que al momento de decidir si rechazan o no la propuesta, tuvieran la información pertinente. Finalmente lo rechazaron y convocaron a una medida de fuerza, dando por finalizadas las negociaciones, porque una medida de fuerza es contraria a la negociación paritaria”, subrayó.
“La gobernadora decidió pagar por boleta complementaria el 14 de marzo la primera parte del aumento, que será del 14% para el mes de febrero. Se va a complementar el 23% con la liquidación de los haberes de marzo. Esperábamos tener una respuesta diferente, para continuar negociando con los sindicatos, pero evidentemente la decisión fue contraria”, lamentó.
Con un paro de 72 horas decretado, “no habrá más reuniones paritarias con el sector docente. Ya está rechazada la oferta y desisten de sentarse. Una medida de fuerza indica que no hay voluntad de diálogo y es un mecanismo para lograr el objetivo que pretenden, que es un aumento del 135%”, criticó.
“Esta propuesta es inviable y la oferta del 23% está en consonancia con las posibilidades de la provincia y con el resto de las provincias de la Argentina, también con la Municipalidad de Ushuaia y con el aumento del sector metalúrgico”, sostuvo. “Para nosotros el paro significa que se han terminado las negociaciones”, mientras se continuará hoy con el resto de los gremios estatales.

Reclamo de “racionalidad”

Por FM La Isla, el funcionario se refirió a la complejidad que surge cada año con el inicio de clases y pidió racionalidad a los gremios. “Es una controversia que se viene repitiendo hace diez años y no podemos comenzar las clases normalmente. Hay una realidad social en la Argentina y necesitamos ponerle el hombro a la situación. Los jóvenes ven nuestro ejemplo y cómo resolvemos nuestros conflictos, y necesitamos que la juventud entienda que en momentos de dificultades hay que poner compromiso con la sociedad”, expresó.
“La educación pública es un valor histórico para la Argentina, y una disputa salarial no puede ir en contra del interés general, que es que la provincia crezca, se desarrolle y que nuestros niños sean una mano de obra calificada el día de mañana. En estos dos años hemos logrado tener los 180 días de clase, tener paritarias, hemos escuchado al sindicato y nos han pedido el 135%. Hemos atendido el año pasado la situación de los trabajadores que no llegaban a la canasta básica y hemos logrados que ese piso sea remunerativo. Queremos atender no sólo cuestiones de justicia, sino de equidad, y tenemos que mirar a la Argentina profunda más allá de nuestras diferencias”, reclamó.
“Nosotros vamos a garantizar el pago del aumento del 14% a los docentes a través de una boleta complementaria, y en el mes de abril, con los haberes de marzo, se va a pagar el 23%, de acuerdo a las planillas que han sido publicadas y es lo que efectivamente va a percibir cada docente. Esta es la decisión que ha sido comunicada a la gobernadora y ella es la que tiene la última palabra”, dijo.
Consultado acerca de si hubo algún contacto a lo largo de la jornada de paro con el sindicato, respondió que “simplemente me han tildado de mentiroso por la escala que se publicó, esa es la comunicación oficial que tengo del sindicato y yo he contestado al sindicato docente que la única verdad es la realidad: cuando se abonen los salarios se van a dar cuenta de que eso es lo que vamos a pagar. Yo no voy a entrar en una dialéctica de confrontación y los docentes pueden tener la tranquilidad de que vamos a pagar los salarios en tiempo y forma”, garantizó.
Destacó que “los trabajadores tienen estabilidad laboral en este momento en que están cerrando fábricas, hay problemas en Badisur, en Audivic, en Australtex, en todas las metalúrgicas y la gobernadora está luchando denodadamente para que se conserven los puestos de trabajo. Los comercios cierran, las industrias cierran, y en este contexto estamos discutiendo si le damos el 135% a los docentes o el 23%, que es lo que podemos pagar”, enfatizó, considerando desmedida la pretensión del SUTEF.
“Hay que poner un poco de racionalidad y blanco sobre negro. Me encantaría tener los recursos para pagar el 135%, pero no los tengo. Nosotros no mentimos y nos bancamos el costo político de decir que esto es lo que podemos dar. Hay que entender que en la provincia la economía está pasando por graves problemas, si no, no se entiende por qué tenemos 7 mil planes REDSOL nuevos. Estamos conteniendo una realidad social que escapa al sector público, y el sector público se tiene que dar cuenta de que hay gente que pasa hambre”, subrayó.
“Cuando fijamos un piso salarial, lo hicimos porque había trabajadores del sector público que no llegaban a comer a fin de mes. Me pregunto dónde está la solidaridad de clase de la que hablan los sindicatos –cuestionó el ministro-. Estamos hablando de llevar un plato de comida a la mesa de los trabajadores. Estamos pasándola mal y la solidaridad bien entendida empieza por dar al otro de lo que tengo, no lo que me sobra. Hoy estamos conteniendo la realidad social del sector privado, que se cae, tratando de darle un mayor poder adquisitivo al sector público, dentro de las posibilidades reales y sostenibles en el tiempo, al costo que sea”, sentenció.
Aseguró que ayer recibió llamados donde le advierten que “me van a escrachar en mi casa. Que escrachen lo que quieran los sindicatos, pero yo voy a seguir diciendo la verdad y que esto es lo que podemos pagar. La gobernadora ha pagado los costos políticos de decidir que el sistema previsional como venía no se podía sostener, y hoy se sostiene. Vamos a mantener esta provincia en pie y esperamos que los ciudadanos miren a su alrededor y vean cuánta gente está desocupada. Nosotros estamos garantizando estabilidad al empleado público y un aumento del 23%, le gusta al sindicato que le guste, porque todos los sindicalistas tienen estabilidad”.
Para Álvarez el diálogo lo cortó el gremio, no el gobierno: “Si los sindicatos convocaron a un paro de 72 horas, significa que no tienen intenciones de dialogar. Para nosotros la negociación implica la posibilidad de sentarse en una mesa, pero sin medidas de fuerza. Las 72 horas de paro implican la imposibilidad de continuar y para nosotros la negociación está cerrada por la decisión del sindicato de llamar a medidas de fuerza. En este momento está cerrada por decisión del sindicato y nosotros vamos a dar el aumento del 14% este mes por boleta complementaria y del 23% con los haberes de marzo”, concluyó.

print

Comentarios Facebook

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.