Marcelo Guerrero justificó su inacción ante la falta de recurso humano y apuntó contra el Juez Daniel Césari

Ayer, en el Juzgado Correccional comenzó el proceso oral y público contra el comisario Marcelo Guerrero, quien desde mayo del 2017, fue apartado del cargo, en relación a la investigación que se inició, por omisión e incumplimiento de los deberes de funcionario público. El acusado, por recomendación su defensa particular, accedió a declarar, deslindando la responsabilidad en sus superiores, quienes estaban, según él, al tanto de la falta de personal para cumplir con las consignas dispuestas por la Justicia. Asimismo, cargó contra el Juez Daniel Césari Hernández, quien le tomó declaración en Instrucción y aseguró, “me hizo decir cosas que yo no quería”.

Río Grande.- Como estrategia de la defensa, la ampliación de la declaración indagatoria del comisario Marcelo Guerrero, actualmente en disponibilidad dentro de las filas de la Policía Provincial, dejó al descubierto una serie de carencias y falencias, no solo dentro de la misma fuerza policial, sino también en el interior de la Justicia.

El caso por el cual Guerrero llega a juicio se remonta a mayo del año 2017, cuando se debía disponer de una consigna policial en el domicilio de calle Facundo Quiroga de barrio Malvinas Argentinas –ex Chacra XIII-, donde residía una mujer que había realizado múltiples denuncias por violencia de género.

Por ese entonces, Guerrero, como titular de la comisaría Quinta de Río Grande, recibió por dos vías judiciales distintas, oficios para disponer esa consiga. Por un lado, una orden fue emitida por el Tribunal de Juicio del Distrito Judicial Norte, y la otra orden emanada desde la Fiscalía, con el agravante que uno de estos oficias llegó con 24 horas de retraso, ya que en principio la diligencia había llegado a la comisaría Cuarta, por lo cual le avisaron vía telefónica de dicha orden judicial. Todos estos elementos, dan cuenta de la desorganización que se da dentro de los Tribunales, donde no se logra que una causa por violencia de género tenga un solo expediente, independientemente de donde se realice la denuncia.

De esta manera,  Marcelo Guerrero dispuso una consigna “intermitente” y “personalizada” en ese domicilio, es decir, la damnificada había acordado con los uniformados, avisar cuando se ausentara de la morada , para que se retirara el uniformado apostado, explico el imputado.

El día 16 de mayo del 2017, la damnificada no se contactó con los efectivos de la comisaría Quinta, y fue cuando ocurrieron los graves hechos. La ex pareja de la mujer, se presentó en el domicilio, atacó a la misma y abuso sexualmente de ella.

Esa falta, omisión o inacción es la que ahora se le reprocha al acusado.

 

La defensa de Guerrero

 

Durante su extensa indagatoria, Marcelo Guerrero deslindó la responsabilidad acerca de lo ocurrido y se escudó en que al menos en tres ocasiones había informado mediante notas a sus superiores acerca de la falta de personal, lo que habría sido un impedimento para cumplir con las consignas.

Asimismo, Guerrero volvió a hacer hincapié en el uso de las redes sociales como modalidad para prevenir el delito y explicó que la damnificada estaba en uno de los grupos de Whatsapp, aunque no pudo confirmar que la misma haya utilizado el botón antipánico que, por motus proprio, había implementado en su jurisdicción.

En el mismo sentido, Guerrero aseguró durante el debate que dicho sistema, desde su apartamiento de la fuerza, estaba inactivo.

 

El juez Césari “me hizo decir cosas que no quería”

 

En el tramo final de la declaración de Marcelo Guerrero, al ser consultado si deseaba agregar algo más, dijo: “mi intención no fue cometer un delito” e indicó que durante la etapa de Instrucción había declarado ante el juez Daniel Césari Hernández, sobre quien refirió, “me hizo decir cosas que no quería”.

En ese momento, el caso había sido mediatizado por el abogado Francisco Giménez, quien aseguró efectuaría un pedido de jury para este magistrado, lo cual nunca ocurrió.

 

El Jefe de Policía, el Jefe de Unidad Regional Norte y la Jefa de la comisaría de Familia a declarar como testigos 

 

Una vez concluida la ampliación de indagatoria de Guerrero, se hizo un cuarto intermedio hasta este jueves a las 9 de la mañana, ocasión en que fueron convocados para declarar, el Jefe de la Policía de la Provincia, el comisario Nelson Moreira; el Jefe de Unidad Regional Norte, el comisario Daniel Moraga y también, la Jefa –por ese entonces- de la comisaría de la Mujer y la Familia de Río Grande.

Asimismo, se espera que continúe la rueda de testigos, al menos hasta el día viernes.

 

Apoyo virtual a Guerrero

 

Las redes sociales sirvieron una vez más para manifestar el apoyo al comisario “Whatsapp”, quien continúa de manera activa poniendo en conocimiento a sus seguidores de su situación procesal, sin embargo, las muestras de afecto hacia el comisario ahora imputado, solo fueron de manera virtual, ya que, aunque el proceso oral es público, Guerrero solo estuvo acompañado por algunos integrantes de su familia, y unos pocos efectivos policiales, algunos retirados y otras en actividad.

print

Comentarios Facebook

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.