Radicales realizaron sendos actos en memoria de Alfonsín

Al conmemorarse el décimo aniversario del paso a la inmortalidad del ex presidente Raúl Alfonsín, los radicales impulsaron sendos actos en Río Grande. El primero de ellos al mediodía impulsado por el militante radical Alejandro Barría –impulsor del Busto a Alfonsín- y el de la tarde llevado adelante por el Bloque de Legisladores Radicales, el Comité Local y la Juventud Radical. Ambos eventos recordatorios se realizaron en el cenotafio del extinto mandatario en el boulevard frente a la Escuela 2.

Río Grande.-  En esta ciudad hubo homenaje al ex presidente Alfonsín por partida doble. Uno impulsado por Alejandro Barría, militante radical impulsor de la colocación del busto a Alfonsín, y el otro por parte del Bloque de Legisladores Radicales, el Comité Local y la Juventud Radical. Ambos eventos recordatorios se realizaron en el cenotafio del extinto mandatario en el boulevard frente a la Escuela 2.

El presidente del Comité Local, Carlos Guevara, resaltó que “Alfonsín nos trasciende como partido, su figura marcó la historia de un tiempo fundamental para todos los argentinos, reafirmó la democracia, aseguró las libertades cívicas y recuperó el sentido de justicia, el Estado de Derecho y los Derechos Humanos en la Argentina. Hoy todas las naciones del mundo lo reconocen como un líder fundamental”.

 

Alfonsín siempre

 

Por su parte el Legislador Provincial del bloque radical, Pablo Daniel Blanco dijo que “pocas veces en la historia la ausencia de un político lo vuelve más presente que nunca. Esto es lo que les pasa a la inmensa mayoría de los argentinos con Raúl Alfonsín. Desde su partida, hace justo 10 años, su figura se hace más grande con el correr de los días.

“En estos tiempos complicados que nos tocan vivir, vale la pena recordar algunos de sus ideales y virtudes que resultan más actuales que nunca”.

“El primero de ellos es su inquebrantable profesión de fe republicana. Para Raúl la República era la tarea permanente de buscar la unión nacional con los denominadores comunes básicos de la libertad, la convivencia, la igualdad de oportunidades, la división de poderes y el respeto irrestricto a la ley. Así lo entendió cuando, en plena dictadura militar, no dejó de visitar cada rincón del país con el preámbulo de la Constitución Nacional como bandera y antídoto democrático contra el autoritarismo”.

“El segundo fue saber que la democracia era y es la única manera para formar gobiernos legítimos fundados en la participación más amplia posible potenciando el involucramiento activo de las mujeres en la vida pública”.

“El tercero consistió en tener en claro que sin educación de calidad, salud universal y protección social para los más desvalidos, no hay justicia social”.

“El cuarto fue tener en claro que sin juzgar a los culpables por las atrocidades cometidas durante la dictadura no habría memoria ni futuro”.

“El quinto fue tener la seguridad de que solos no se puede; de que es necesaria la búsqueda de consensos entre los argentinos para avanzar como país integrándonos al mundo sin temores, manteniendo nuestra autodeterminación, conveniencia estratégica y plenitud soberana”.

“A estos ideales podríamos sumar muchos más: su vocación integradora, su búsqueda permanente de la concordia y la paz y el saber que, lo importante era, como el repetía, no seguir a hombres sino a ideas”.

“Lo que Alfonsín nos dejó es una herencia gigantesca. Un legado tan enorme como el futuro que lo agiganta y lo vuelve más presente que nunca para los argentinos. El desafío inmenso de mantener vivas y cada vez más fortalecidas a las instituciones de nuestra aún joven democracia”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.