Souto estimó que la merma significa “prácticamente dos meses de salarios”

El jefe de gabinete del Municipio de Ushuaia planteó la dificultad para hacer frente a las obligaciones de acá a diciembre, con los nuevos recortes de coparticipación federal, que no traen ningún beneficio para la provincia. Estimó en más de cien millones la pérdida de recursos municipales para lo que resta del año y el monto equivale casi a dos meses de salarios.  Decidieron aplazar la discusión paritaria ante la incertidumbre generalizada que impide ya no proyectar el presupuesto 2020 sino determinar cómo van a cerrar el 2019. La única esperanza está puesta en el cambio de gobierno, pero se vienen “años difíciles”, advirtió el funcionario, previendo que el macrismo va a dejar “un país devastado”.

Río Grande.-  El jefe de gabinete del municipio de Ushuaia, Oscar Souto, dialogó con FM Del Sur luego del discurso del nuevo ministro de Economía, Héctor Lacunza, que no trajo ninguna tranquilidad. “Es lo que venimos escuchando desde hace tres años y medio, buenas palabras, estabilidad como una idea fuerza que quieren imponer, y mientras tanto todas sus medidas son las que han llevado al estado de inestabilidad en la que vivimos todos los argentinos”, dijo.

“Si tomamos el dólar blue, en diciembre 2015 estaba en 15 pesos y ahora está a 60 pesos. La inflación no tiene techo este año. Con la pérdida de puestos de trabajo ya estamos en dos dígitos de desocupación y arriba del 35% de pobreza. Podemos seguir enumerando cosas, como la falta de medicamentos”, sostuvo de los perjuicios de la política nacional en todos los ámbitos.

“El presidente del Banco Central habla de la estabilidad, pero lo hacen respecto del valor del dólar, porque con lo demás, dios nos ayude. Esperamos que esta gente se vaya y que el 27 de octubre se reitere el triunfo de Alberto Fernández. Y que de acá a diciembre ocasionen el menor daño posible del que ya ha ocasionado”, expresó.

Admitió que poco se puede hacer para morigerar las consecuencias de las decisiones del gobierno. “Estos días nada más están significando para nuestra provincia una pérdida de 450 millones de pesos, que para el municipio implican más de 100 millones. Tampoco va a haber beneficios para el vecino común, porque la quita del IVA no nos afecta, lo mismo el impuesto a las Ganancias, y habría que ver cuáles son los resultados en el resto del país”, señaló.

“El congelamiento de tarifas por un par de meses va a ser a costa de las regalías de la provincia. Son generosos con los recursos de las provincias y de los municipios. Para nosotros el recorte estaría significando prácticamente dos meses de salarios, a los cuales vamos a tener que hacer frente de acá a diciembre en una situación de absoluta complejidad. Prácticamente no hay nada que podamos hacer, porque son decisiones que se toman centralmente sin consultar a las provincias y mucho menos a los municipios”, criticó.

“Hay que ser muy cuidadosos de los recursos, porque los fondos coparticipables disminuyen día a día y tenemos que ver cómo seguimos hasta diciembre, con la única esperanza de que esta situación se revierta. Tampoco va a haber soluciones mágicas y los próximos años van a ser muy difíciles para la Argentina, porque va a quedar un país devastado, con una situación muy compleja sobre todo para los sectores más humildes”, advirtió.

Se le consultó si prevén una reunión de los municipios y consideró que “es muy posible que desde la Federación Argentina de Municipios, a través de su presidente, Verónica Magario, sean convocados los intendentes, para ver cómo afecta regionalmente a los municipios. Todavía no ha ocurrido, pero de ser así la voz de Ushuaia siempre está presente. Son días de comunicación permanente y de mucha tensión por lo que está pasando, entendiendo que es poco lo que se puede hacer. El año pasado se hicieron cuatro encuentros patagónicos por las resoluciones que se iban a tomar contra la Patagonia, sigue en la justicia un recurso con respecto al fondo sojero, pero todas estas cosas han sido paliativos o frenos que se le han puesto a la política nacional. La esperanza es que el resultado electoral cambie el gobierno. Hasta ahora no escucharon a nadie. Ahora los males son de la herencia y también de lo que está por venir, y ellos nunca son responsables de nada. Solamente hablaban con aquellos que les decían a todo que sí. Alberto ya ha demostrado que está dispuesto a ayudar en lo que sea necesario, pero las decisiones las tiene que tomar el Ejecutivo”, subrayó.

 

Pausa para las paritarias

 

Respecto de la negociación paritaria con los gremios municipales, se impuso una pausa ante las últimas decisiones del gobierno central. Souto informó que la reunión fue postergada “para la semana próxima”, y había sido acordada en la última paritaria la reapertura en agosto, para analizar una recomposición en el segundo semestre. Ahora surge esta situación de incertidumbre generada por las medidas de Macri, que recortan coparticipación a la provincia y, por ende, a los municipios”, planteó por Radio Nacional Ushuaia.

“El impacto a nivel municipal se está evaluando y todos los días hay nuevas medidas. En marzo firmamos un acuerdo con siete gremios municipales y convinimos volver a sentarnos en agosto. Tomamos la decisión de postergar este encuentro para el lunes próximo porque, a la mala situación que veníamos padeciendo estos tres años, se suma lo que pasó en Argentina luego del resultado de las PASO”, sostuvo.

“La devaluación es terrible y trae una pérdida de poder adquisitivo fenomenal, pero también hay un estallido a la baja de todos los recursos. Nosotros estamos calculando que son más de 450 millones lo que va a dejar de percibir la provincia y para nosotros significa una pérdida de recursos importantes que también estamos midiendo. De ese total nosotros estaríamos perdiendo un 30 por ciento”, aseveró.

“Son recursos muy importantes y a esto se suma que ya venimos haciéndonos cargo de que aumentan las tarifas del transporte automotor. Hemos tenido que hacer un aporte extraordinario en junio para la UISE, para que el boleto de colectivo no se vuelva impagable para muchos usuarios. Estas medidas paliativas van a contramano de lo que hizo en tres años y medio el gobierno de Cambiemos y están tomadas a las apuradas, porque la reducción del IVA va a ser tanto para aquel que cobra el salario mínimo, como para el que tiene un sueldo superior a los 200 mil pesos. Esto no está destinado a los sectores que más vienen padeciendo la crisis en los últimos años”, cuestionó.

“Esto no impacta con ningún beneficio en Tierra del Fuego, como tampoco la suba del piso de Ganancias, y lastima enormemente la pérdida de recursos. Como siempre el gobierno toma medidas inconsultas, apurado por el resultado electoral, y ahora hay que salir corriendo atrás”, lamentó.

Agregó que “el congelamiento al precio de combustibles también podría significar una pérdida de recursos que hay que cuantificar también” y toda la expectativa está puesta ahora en la gestión de los gobernadores y ministros de economía.

“Todas estas medidas se toman en función de un resultado electoral que no tenían previsto y es muy difícil de modificar. Me da la sensación de que están en el bunker de Hitler en el ’45, viendo que se les vienen encima dos ejércitos por el este y el oeste. Por más que cambien los generales, el resultado no va a cambiar”, observó sobre el reemplazo de Dujovne por Lacunza en la cartera de economía.

Tanto en la macro como en la microeconomía, todos se ven perjudicados: “Las medidas que está tomando el gobierno provocaron que el lunes, que fue un día no laborable, las acciones argentinas cayeran un 15 por ciento. En el municipio hay convenios por cumplir, como la recolección de residuos; hay obras pactadas con un dólar a 26 que luego subió a 46 y ahora está a casi 60, y hay que retomar en octubre esas obras. Cuando firmamos el acuerdo salarial, fue un aumento del 23% y es la pauta de inflación que se votó en el Congreso para todo 2019. Esa cifra fue superada en siete meses, pero los recursos no aumentaron en la misma proporción. La situación es muy compleja y los frentes que se abren son muchos”, subrayó.

Para el municipio los sucesos de los últimos días tienen un doble efecto, no sólo menos ingresos, sino más gastos, porque “esta situación lleva a implementar políticas sociales de contención con alimentos, con subsidios para alquileres. En un mes tendríamos que presentar el presupuesto y no tenemos claro sobre qué pauta nos vamos a manejar ni cuál va a ser el presupuesto nacional. Hay un grado de incertidumbre muy grande y lo que uno acuerda hoy a lo mejor cambia en 15 días”, manifestó.

En este contexto, no puede hablarse de un aumento de salarios. “No nos parece serio firmar algo que no se puede cumplir y lo hemos dicho en las tres negociaciones salariales que llevamos adelante”, concluyó Souto.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.