Anoche continuaba el debate y se esperaba la votación durante la madrugada

Al cierre de esta edición continuaba siendo favorable a los legisladores que se oponen a la iniciativa. Se consolidaba una mayoría de 38 a 31 en contra del proyecto que tiene media sanción de Diputados. En tanto que la senadora Boyadjián se pronunció a favor de la defensa de las dos vidas, mientras que su par Julio Catalán Magni se mostró a favor de la legalización del aborto.

Río Grande.- Ayer a las 10:32, luego de que se cumpliera con el protocolo y se entonaran las estrofas del himno nacional argentino, la Cámara de Senadores inició la sesión en la que estaba previsto que se discuta el proyecto de despenalización del aborto que tiene media sanción de la Cámara de Diputados.

En la previa del encuentro se despejó una de las dudas, donde el tucumano José Alperovich confirmó que votaba en contra de la iniciativa, con lo cual se terminó de conformar una mayoría que era al cierre de esta edición de la posición del “NO” al aborto legal que se imponía 38 a 31 en el inicio de la discusión.

Cabe resaltar que los senadores fueguinos habían expresados sus posturas, donde los senadores Catalán Magni y Ojeda estaban a favor de la legalización del aborto, mientras que la senadora Boyadjián realizó una encendida defensa de las dos vidas.

Boyadjián realizó una encendida defensa de las dos vidas

En una maratónica sesión del Senado de la Nación, la senadora Miriam Boyadjián ratificó su postura en contra del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, argumentando que “acá hay dos vidas, no una sola. Hay dos derechos por defender. La ciencia ha demostrado inequívocamente que la vida humana se inicia en el instante mismo de la concepción”.

Entre las razones que explican su negativa se encuentran el cumplimiento del artículo 14 de la Constitución de Tierra del Fuego, que define explícitamente: “Todas las personas gozan en la Provincia del derecho a la vida desde la concepción”. El mismo va en línea con los Pactos Internacionales a los que adhiere la Constitución Nacional que “este texto avasalla”, destacó la senadora.

En su alocución Boyadjián señaló que “el tema se ha instalado en la sociedad y debemos hacernos cargo debatiendo de una manera seria, respetuosa y tolerante. Hablar de aborto es un tema doloroso para toda mujer. El error es poner en igualdad de condiciones dos derechos que tienen jerarquías diferentes”.

Por otra parte, la senadora se preguntó: ¿Quiénes somos nosotros para decidir si una vida vale más o menos? El proyecto plantea que es posible realizarse un aborto sin justificación antes de la semana 14. Qué pasa en el instante antes de la semana 14? ¿Qué cambio ocurre que se convierte de repente en persona?”.

En lo referente al impacto que este proyecto tendría de ser aprobado, cuestionó la penalización de la que serían objeto los médicos y personal de la salud por negarse a hacer abortos y el hecho de que esta práctica se convierta en prioridad sobre las demás prestaciones del servicio de salud.

Boyadjián se refirió a la necesidad de promover “un cambio de paradigma, que luche contra la pobreza, contra la ignorancia, la exclusión, la marginalidad”. “Para eso necesitamos un Estado presente, que contenga políticas de salud y educación, que no solo prevenga embarazos no deseados sino también enfermedades de transmisión sexual, que nos ayude a mejorar el sistema de adopción, agilizándolo y desburocratizándolo”.

Al culminar su exposición la senadora por Tierra del Fuego manifestó visiblemente emocionada: “Traje dos pañuelos: verde y celeste. Necesitamos unirnos y trabajar en políticas de Estado que le den dignidad a las mujeres y a los niños por nacer, a los niños que no tienen voz. De esta forma vamos a unir esta plaza que está dividida y con vallas, vamos a unir esta grieta que tenemos los argentinos”.

“Lo peor que podemos hacer es no hacer nada”, afirmó Catalán Magni

El senador fueguino Julio Catalán Magni hizo uso de la palabra en la sesión de este miércoles en el honorable Senado de la Nación, a propósito del tratamiento del proyecto de legalización del aborto, donde hizo mención al rol del Congreso, de la política y de los senadores respecto a “lo que la sociedad nos está pidiendo”.

“Me parece que claramente estamos frente a un momento histórico de algo que nos atraviesa a todos. Y por el rol institucional que ocupamos, ante una enorme responsabilidad. El resultado de un focus group, una encuesta, o un estudio sobre lo que impacta o no en mi provincia, no cambia lo que yo siento y mi convicción sobre este tema. Creo firmemente que a este tipo de cosas hay que abordarlas seriamente y sin especular”, comenzó Catalán Magni.

“Debemos entender y preguntarnos si estamos representando lo que la mayoría de la sociedad espera de nosotros. Me parece que cuando una mujer tiene una decisión tan difícil que tomar, nunca se le da respuesta. Por distintas cosas, por la constitución provincial o por la constitución nacional, porque cuesta un peso más o un peso menos, porque en mi provincia no lo toman a bien, porque en la otra provincia es más conservadora, se la deja sola. El Estado no está cerca de la gente en momentos que sin duda son muy duros, muy sensibles. Y me parece que no se puede negar una realidad que existe, por eso se la tiene que abordar con toda la fuerza del Estado”.

“Acá estamos hablando claramente, y para hacerlo simple, de aborto legal o aborto ilegal. No estamos hablando de otra cosa, después le podemos dar todos los matices que queramos. De las constituciones, del artículo de la ley, o si vino el Ministro de Salud de la Nación y dijo que era más barato o más caro. Pero no me parece correcto que se reduzca este tema a un análisis tan liviano. Ahí es donde me parece que la política debe buscar claramente un camino, un punto de encuentro que nos permita debatir en serio y no dilatarlo, para dar respuesta a la sociedad en general y a las mujeres en particular”.

“Yo tengo cuatro hijos, dos mujeres y dos varones, los cuatro me dicen lo mismo: `Papá, que salga´. Creo que más allá de lo que votemos hoy, y la respuesta o no que logremos aprobar, lo que no vamos a poder hacer de ninguna manera es parar lo que viene. Porque los adolescentes, los chicos, lo piden, lo reclaman. La sociedad reclama que el Estado esté presente, que el Estado deje de negar lo que realmente pasa. Y también, que aquel que piensa diferente no sea estigmatizado por ello. Seguramente esto en mi provincia puede generar una gran controversia. Pero eso no debe cambiar nuestras convicciones”.

Finalmente, Julio Catalán Magni dejó un mensaje a sus pares: “Indudablemente no estamos entendiendo nada de lo que la gente reclama de la política. Cada vez ponemos más lejos a la política de la sociedad. Y lo peor que podríamos hacer hoy es no hacer nada. Que nos vayamos de acá sin haber hecho algo para cambiar esta realidad que existe. Es ahí donde tenemos que replantearnos claramente el lugar que estamos ocupando, qué grado de responsabilidad tenemos. Yo creo que hoy el debate es mucho más profundo, yo siento que debemos abordar seriamente este tema. Creo que cada uno de nosotros debemos entender que a veces no siempre es ganar o perder. La sociedad pide otra cosa, pide que la política esté más cerca de la realidad, que esté más cerca de la sociedad y que debatamos responsablemente temas sensibles como este que necesitan respuesta y que nos cruza transversalmente a todos”.

print

Comentarios Facebook

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.